Hablando de todo

SI ME QUIERES, NO ME RECORTES…

La dama de la foto parece ser Zahra Khanom Tadj es-Saltaneh, princesa iraní de la dinastía Kayar. Entre las muchas virtudes que la engalanan destaca su legendaria belleza. 145 donjuanes de la alta nobleza le tiraron los tejos en su día. 13 de ellos prefirieron la muerte a la vida tras el rechazo de la dama. Imposible contar las bajas entre la burguesía, el pueblo llano e incluso el clero, siempre tan enamoradizo.

Aquí la apreciamos en dos instantáneas de la época, en una afeitada y en la otra al natural, sin maquillaje. Ayer vi estas fotos en el muro de una amiga y he pasado la noche entre sesudas cavilaciones y atroces pesadillas. En una de ellas vi a Zahra en la cola de la pescadería peleando con Celia Villalobos. Ganaba Celia por goleada, como es fácil suponer, desperté sobresaltado y ya no pude conciliar el sueño, ya la bella Zahra colonizó bruscamente el territorio de mis pensamientos.

¿Habré sido víctima de un sortilegio amoroso que trascienda al tiempo y al espacio? Me pregunto ahora. ¿Por desdicha la belleza sobrenatural de Zahra se habrá hendido en mi pecho como una daga envenenada emponzoñando mi corazón de un amor invaluable y fatal? Dudo si colgar esta reflexión en mi muro. ¿Qué pensarán mis amigos al leer esta entrada? ¿Y mis hijos? ¿Y mi mujer, cuya opinión temo de verdad? ¿Soy el mismo Pepito de antier o ya soy otro? ¿Sigo siendo yo o ya soy ese que viene conmigo sin yo verlo?

¿Tendré solución? ¿Habré perdido el seso con tanto separatismo, tanto españolismo alcanforado, tanto catalanismo y tanto gilipollas irredento? ¿Estaré enloqueciendo? Pudiera ser, todo cerebro tiene un límite. No puedo pensar ya en Puigdemont, ni en Oriol, ni en Mariano, ni en las CUP ni en los cuñaos, solo pienso en ella, entre escalofríos y tiritonas febriles, en Zahra, mientras en la trastienda de mi consciencia una voz meliflua me susurra versos de María Loynaz: “Si me quieres, no me recortes, quiéreme toda o no me quieras”. ¿Querer entera a quién, Dios mío? ¿A España? ¿A Cataluña? ¿A Zahra? ¡Desconectadme ya, pardiez, o callad para siempre!

Deja un comentario


4 × cuatro =