Hablando de todo

Avaricia y estupidez

AVARICIA Y ESTUPIDEZ

Llevo días audiodescribiendo la serie “Cosmos: A Spacetime Odyssey”, de National Geographic. Escribir guiones para ciegos obliga a sumergirse en la imagen y el mensaje, a oírlo minuciosamente, a reflexionarlo mientras se intenta unificar la música, los silencios, los frames, el medido texto que luego el invidente oirá intercalado en los silencios de la cinta.

La serie “Cosmos: A Spacetime Odyssey”, a fuerza de reflexionarla, está reafirmando mis ideas. Millones y millones de años de lenta evolución en medio del infinito, de la magia de la vida, de la aparente soledad del cosmos. Una joya en la galaxia, el planeta Tierra, la envidia de millones de mundos muertos, convertido en un vertedero por culpa de la avaricia y la estupidez de la especie humana.

El egoísmo, los prejuicios, el individualismo, el fanatismo, las supersticiones, las guerras, la estupidez y todas las demás enfermedades del alma y del intelecto están capando la evolución de nuestra especie. El hambre severa afecta a más de 800 millones de personas. Dos tercios de los asiáticos la padecen, y uno de cada cuatro subsaharianos. Provoca el 45% de las muertes en menores de cinco años, más de tres millones de niños al año.

Según un informe de la Unesco, casi 800 millones de adultos no saben leer ni escribir y 250 millones de niños son incapaces de descifrar una sola frase aunque hayan ido cuatro años en la escuela. La alfabetización, como el hambre cero, son imprescindibles para la evolución y deberían ser objetivo prioritario de los Gobiernos y de los poderes financieros.

Audiodescribiendo “Cosmos” me encuentro con personajes como Giordano Bruno, Jan Oort, Newton, Edmund Halley, Einstein… Genios que lo fueron porque un día tuvieron acceso al papel, a la tinta, a los libros, al conocimiento. ¿Cuántos millones de superdotados como ellos estarán hoy mendigando un jarro de agua en los desiertos subsaharianos sin saber siquiera lo que es un libro? ¿O comidos de moscas a punto de morir malnutridos en cualquier rincón del Asia subdesarrollada? ¿Cuántos genios está perdiendo la especie humana por culpa de su avaricia y su estupidez?

Pintores, escultores y escritores magistrales, premios Nobel de Medicina, Física, Matemáticas… Filósofos, astrónomos, inventores, científicos… ¿Cuántos de ellos morirán sin haber pisado jamás una escuela? Millones y millones de genios que el mundo no conocerá jamás. Con ellos hubiéramos vencido ya al cáncer, desvelado incógnitas indescifrables, hallado nuevas fuentes de energía, colonizado quizás las estrellas…

Pero la estupidez y la avaricia son dos enfermedades que crecen paralelamente, se alimentan la una a la otra y están apalancadas en el poder, en el verdadero poder, en la élite, y son piedras puntiagudas en los zapatos de la evolución. Mientras esa élite tenga la sangre infectada por el virus del dinero y el poder no permitirá que la especie humana se proyecte hacia dimensiones en las que ya podría estar.

Deja un comentario


tres × uno =