Hablando de todo

LA SANGRE DE LOS INOCENTES ES DORADA

Sí, lo es, como el oro. Tras los bestiales atentados de París, las acciones de la industria armamentística han subido un 3% en la sesión de hoy. Algunos ciudadanos son más ricos que la semana pasada: los inversores del grupo europeo STOXX. Las acciones de Rolls-Royce, que fabrica componentes para la industria aeronáutica de guerra y dispone de catálogo de productos y servicios militares, han crecido un 4%, igual que Zodiac Aerospace, dedicada a equipamiento básico para guerras como la de Siria.

Las acciones de Bae Systems, uno de los mayores vendedores de armas del mundo y la francesa Thales han crecido un 3% tras el anuncio de Hollande de incrementar el presupuesto de Defensa incluso a costa de incumplir el déficit. El gran negocio de la maquinaria de guerra se ha puesto en marcha y algunos serán mañana mucho más ricos que hoy.

Pero a río revuelto, ganancia de pescadores, no serán solo los hijoputas del Estado Islámico los que sufran las consecuencias, también nosotros, de camino, y no me refiero ya a la degradación que como especie supone la guerra, sino al recorte de nuestras libertades – sueño dorado de algunas élites-, que ya viene en camino. Hollande ha anunciado reformas constitucionales que apuntan en esa dirección -cabe suponer que necesarias, si él lo considera-, y que otros mandatarios europeos seguirán al pie de la letra.

12027800_10207231874253753_4807865257215199338_n

Recuerda uno con escalofrío a Noah Chomsky, señalado por el New York Times -periódico nada sospechoso de bolcheviquismo-, como “el más importante de los pensadores contemporáneos”. En “Diez estrategias de manipulación mediática”, con respecto a cómo las élites manipulan al mundo, Chomsky habla del problema reacción-solución, y dice textualmente:

“Se crea un problema, una ‘situación’ prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que este sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana u organizar atentados sangrientos a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos”.

Pensar que esté siendo así, que el mundo esté dirigido por primates que solo reaccionen ante el dinero y el poder, es considerar que seguimos en las cavernas o peor aún, en las copas de los árboles. “Venganza”, se oye gritar por allí; “guerra”, se escucha por allá; “dinero”, dicen algunos para sí. ¿Pero quién llama a la reflexión, al análisis, a la inteligencia? ¿Quién ha parido a estos monstruos integristas? ¿Quién los engordó y los engorda? ¿Con qué fin? ¿Por qué se les sigue el juego? Probablemente el desconcierto forme parte del plan orquestado por la avariciosa élite neandertalense que maneja el mundo, lo desconozco, pero algo sí sé: de qué color es la sangre de los inocentes y quién se lucra con este conflicto, una vez más, una guerra más. Y la bolsa los señala hoy con el dedo.

 

 

2 comentarios
  1. Estoy totalmente de acuerdo con tu análisis.

  2. Completamente de acuerdo.Pero a nuestros dirigentes se le llena la boca diciendo que “no van a consentir”…..y después directa o indirectamente siguen engordando a la “Bestia”,con el petróleo, armas, industrias…. Y después la indiferencia hacia los ghetos, de las ciudades, de poblaciones marginales, el paro y la falta de ilusión y futuro en las poblaciones es marginales…… !!Siembra vientos…. recogerás tempestades…!! ???

Deja un comentario


14 + uno =